Pensemos en LinkedIn. Entramos en una cuenta, vemos lo que la persona pone, su foto de perfil, etc. Nada de lo que diga es verificable. No tenemos manera de saber si sus credenciales o conocimientos realmente existen. Esto es un problema al momento de decidir con quien conectar o con qué personas hacer negocios.

En la web3, se está construyendo una capa de autenticidad. Todo lo que hagamos podrá ser validado de forma descentralizada por la tecnología blockchain. Nuestro nuevo LinkedIn tendrá una estructura de activos verificables, como por ejemplo las organizaciones de las que formamos parte, las DAO en las cuáles votamos (y cuál fue nuestro voto), los NFT que nos dropeen como certificado de haber finalizado una capacitación con éxito, etc.

Toda esa información estará adherida a nuestra billetera digital y será conectada a las redes sociales. Por lo tanto, el futuro ya no se trata de confiar, se trata de verificar. Si querés saber cómo piensa una persona, dónde pone su tiempo y con qué comunidades interactúa en Internet, será posible. Los NFT serán los que logren construir esta nueva capa de autenticidad en Internet.

¿Crees que será útil esta capa de verificación? Podes escribirme en Twitter.

Share this post