La primera reacción hacia las nuevas tecnologías de muchos líderes de compañías tradicionales suele ser:

— Eso no me va a impactar a mí, porque mis clientes son más grandes.

Pero lo fundamental es entender que la tecnología avanza, y para las nuevas generaciones ya es algo natural. Es algo de su vida cotidiana. Esas empresas tendrán en unos años como clientes, como empleados y como líderes a los nativos digitales. Hay que adaptarse.

Hace muchos años, los grandes líderes enseñaban a sus empleados. Hoy, los líderes tienen que adaptarse a la velocidad de las nuevas generaciones y aprender a liderar desde el aprendizaje continuo.

Están surgiendo cambios en Internet que serán transversales a todas las industrias como lo fueron las redes sociales. Vamos hacia una nueva economía digital. Se están repartiendo las cartas nuevamente, y quienes se adapten podrán construir reputación en lo que viene (como lo digo en el siguiente artículo):

Reflexiones sobre el metaverso y los activos digitales.
Hay una nueva capa de Internet que va a desempeñar un papel fundamental en la economía de creadores. Es lo que hoy llamamos Web3. Donde los usuarios no sólo son protagonistas, sino que además son dueños de los activos digitales con los que interactúan diariamente. Esto tendrá conexiones directas co…

Como punto de partida, debemos comprender que los cambios que parecen muy repentinos, son naturales para las nuevas generaciones. Por lo tanto, si queremos continuar siendo competitivos en los escenarios futuros debemos: educarnos y ejecutar con buen timing.

El desafío está en manos de quienes hoy lideran las empresas. Quedarse quietos no es una opción.

Share this post