Click acá para recibir artículos como éste en tu e-mail.

En 2005 las empresas comprendieron la necesidad de tener un sitio web. En 2015 la importancia de estar presentes en redes sociales. Todo forma parte de la estrategia de estar donde las personas pasan su tiempo.

El tiempo es dinero. Pasamos nuestro tiempo trabajando para recibir una retribución, y utilizarla en cosas a las que les asignamos valor. Por lo tanto, si pasamos tiempo en redes sociales y generamos contenido en ellas, es porque entendemos que tienen un valor para nosotros. La comunicación digital se volvió parte de nuestro día a día. Es una porción de nuestra identidad que hoy convive entre el mundo físico y el universo digital.

En el mundo digital comunicamos. Convivimos en tribus sobre temas en común que son de nuestro interés. Algunos hablan de política, otros hablan de negocios, algunos de criptomonedas, etc. Son tribus. Tribus a las que pertenecemos y nos sentimos parte. Pero hasta ahora no existía un activo que nos conecte.

Con los NFT empezó a tomar forma ese activo que conecta comunidades. Un activo que crezca si la comunidad crece. Algo que puedo mostrar en mis redes sociales y que sea verificable que soy el dueño del mismo. Un activo que sea parte de mi comunicación digital para demostrar dónde estoy poniendo mi dinero (tiempo).

Es por esto, que la tecnología NFT se está convirtiendo en la principal herramienta para formalizar comunidades digitales y darles un activo a las personas con el que puedan comunicar en su identidad virtual.

Podes compartir el artículo haciendo click acá.

Y si querés contarme tu opinión podes escribirme en Twitter.

Share this post