Click acá para recibir artículos como éste en tu e-mail.

Me considero introvertido. Siempre fui una persona que en contextos sociales siento que consumo mucha energía, y mi manera de recargarme es estando en silencio. Pero con el tiempo entendí que la introversión no tiene nada que ver con la timidez, falta de liderazgo, etc.

Un libro que me hizo mucho sentido es «El poder de los introvertidos en un mundo que no calla» de Susan Cain. La introversión tiene más que ver con los contextos donde fluye mejor nuestra energía, que con nuestra manera de ser. Y ahí estuvo el gran cambio.

Entender las dinámicas de cómo funciono mejor, me ayudó a utilizar mejor mis habilidades a lo largo de los años.

Introvertido no quiere decir que seas tímido

No me da vergüenza pararme delante de muchas personas a hablar de lo que sé. Obviamente lo mejoré con los años. Trato de enfocarme más que nada en temas que domino, ya que si bien no me vergüenza hacerlo, mi cerebro funciona mejor cuando tengo organizados los temas. La única sensación que me genera estar conectando con muchas personas es un poco más de cansancio mental, pero es tan simple como recargarlo cuando regreso a mi espacio.

Introvertido no quiere decir que no tengas liderazgo

Tener que encontrar tus maneras de liderar. Quizás no lo haces constantemente motivando a otras pesonas hablando en público y estando rodeado de gente. Pero, por ejemplo, encontré que mi manera de inspirar a quienes trabajan conmigo viene de diferentes lugares: la empatía para escucharlos y entenderlos, ser ejemplo coherente de lo que digo, y utilizar mi cerebro para comprender cosas complejas y traducirlas en cosas más simples.

Introvertido no quiere decir que no puedas estar con gente

Es elegir los momentos. No es que al ser introvertido no podes pasar tiempo con otras personas, ir de fiesta, etc. Simplemente es comprender las dinámicas de tu forma de ser. Elegir esos espacios con otras personas que realmente disfrutes y construir espacios donde recargues tu energía si sentís que tenes que hacerlo.

Vivimos en un mundo donde creemos que se premia la extroversión: ser el más carismático, el que mejor habla en público, etc. Pero la realidad es que se necesitan ambos espectros, y muchas veces los introvertidos son quienes mejor estructuran e implementan las ideas de los extrovertidos.

Ahí tenes que encontrar tu lugar.

Share this post